Connect with us

Vida y placer

El último modelo de Mercedes Benz le ganó al Tesla de Elon Musk

La empresa alemana consiguió un nivel de conducción autónoma superior a los modelos eléctricos del magnate Elon Musk, un auto que permite al conductor olvidarse del volante y hasta recibir información del estado del tránsito y las carreteras

Caracas.- Ya es un hecho: la Mercedes Benz logró fabricar el modelo de carro con la autonomía más avanzada del mundo, un logro que ha dejado al Tesla de Elon Musk en un penoso segundo lugar.

Lea también: Venezolana publica libro infantil con claves pictográficas para niños con autismo

Dotado con un arsenal tecnológico, que incluye sensores LiDAR y ultrasónicos, cámaras en el parabrisas y en la luneta, el lujoso Mercedes Benz Clase S está dotado igualmente de radares de distinto alcance, micrófonos (para detectar señales acústicas de vehículos de emergencia) e incluso sensores de humedad en el hueco de las ruedas.

Con los mandos a la altura de los pulgares y el sistema basado en inteligencia artificial, el auto también reacciona ante situaciones de tránsito inesperadas, por lo que puede hacer una maniobra de evasión dentro del carril sin la intervención del conductor.Pero el software también tiene asistencia con información externa. En tiempo real recibe datos del estado de caminos y del tránsito desde un mapa digital que se actualiza a través de un sistema de localización más potente que los GPS convencionales. Los datos obtenidos se cotejan con los recogidos por los sensores y el sistema genera una imagen tridimensional de las calles y el entorno.

¿Para qué sirve todo eso? Para que el conductor pueda despreocuparse del tránsito y enfocarse en otras actividades como navegar por Internet, consultar emails o ver una serie en el sistema multimedia del auto sin que esto sea ilegal, ya que se activarán aplicaciones en la pantalla central que, de otro modo, estarían bloqueadas durante la conducción.

Según informó la propia firma, el sistema Drive Pilot estará capacitado -técnica y legalmente- para asumir la conducción a una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora  en determinados tramos de las autopistas de Alemania. 

El dispositivo, basado en inteligencia artificial, también reacciona ante situaciones de tránsito inesperadas, por lo que puede hacer una maniobra de evasión dentro del carril sin la intervención del conductor.

Pero el software también tiene asistencia con información externa. En tiempo real recibe datos del estado de caminos y del tránsito desde un mapa digital que se actualiza a través de un sistema de localización más potente que los GPS convencionales. Los datos obtenidos se cotejan con los recogidos por los sensores y el sistema genera una imagen tridimensional de las calles y el entorno.

Los comandos del Drive Pilot están en el volante, a la altura de los pulgares de ambas manos. Cuando el conductor lo activa, el sistema controla la velocidad y la distancia, guía el vehículo sin esfuerzo dentro de su carril, y tiene en cuenta la ruta y las señales de tránsito.

Mercedes-Benz indicó que ya puede utilizar el sistema Drive Pilot en 13.191 kilómetros de autopista en Alemania. Pero también aportó que en paralelo ya se realizan pruebas de estos sistemas en Estados Unidos y China, y que extenderá la tecnología a otros mercados apenas cuente con el marco legal para el funcionamiento de este sistema.

El sistema Drive Pilot estará disponible en la primera mitad de 2022 y en el tope de la gama de la marca: el Mercedes Clase S, cuyo precio aun se desconoce.

La marca alemana, con 95 años de trayectoria, trabajó con disciplina y solemnidad un proyecto que lo convirtió en el primer fabricante mundial en cumplir con los requisitos exigidos por las Naciones Unidas desde la norma UN-R157 para un sistema de conducción autónoma Nivel 3. Hasta el momento, Tesla sólo puede presumir con el Nivel 2.





Tendencias

es_ESSpanish